CAPÍTULO APÓCRIFO O LA BATALLA DE LOS 
Q UIJOTES
 
                                              
 
En  los  campos  de  Montiel,  allá  en  un  molino…  un  viejo  molinero   me  entregó  
lo  que  según  él  era  un  capítulo  inédito  de  la  vida   del  “ ingenioso  hidalgo  Don  
Quijote  de  la Mancha”,  escrito  con  la  pluma  virtuosa  del  mismísimo  Cide
 Hamete  Benengeli.  Quién  sabe  si  sea  apócrifo,  es   más,  yo  lo  juzgo  por apócrifo,  pues,  a  fe  que  es  ridículo  siquiera  pensar  que  la  prosa  de  este  capítulo  no  incluido   pueda hacerle  un  ápice  de  sombra  a  la  del  gran  Cide Hamete. No  por  eso  deja  de ser  interesante  lo  que  dice.   Sea  o  no  sea  verdad, otros  Don  quijotes  también  manchegos,  pero  no  auténticos,  anduvieron  por  las Españas.  Y  precisamente  trata  este  capítulo  inédito  de  esto:  de  la  batalla   sangrienta  del  Quijote  de  Cide  y  el  Quijote  de  Pasamonte.
Intitulado.  Como  encabezamiento  sólo  están   los  números  a  los  que  corresponde el  capítulo. ( LXXIII)
Huelga  mentar  que  el  texto  estaba  en  arábigo,  y  que  por  esa  razón  quizá  se hayan  malinterpretado  algunas  cosas.
 
Cuenta  Cide,  que  estaba con  Don  Quijote  cuando  camino  a  su  aldea  pararon  a pernoctar  en  un  mesón. Y  esto  lo  cuenta  Benengeli  en tercera  persona,  y  yo transcribo  tal  cual dice  Omar  –Quien me tradujo-  que  decía.
 
Después  de  despedirse  de   Don  Álvaro  de  Tarfe,  siguieron  amo,  mozo,  y  escritor de  desventuras  en  dirección  al  Pueblo  de  Quijote,  que  no  ha  muchas  leguas quedaba  de allí.
 En  esto  que  iban  Sancho  y  Hamete  entretenidos  con  sus   pláticas,   Don  Quijote andaba  pensativo  en  sus  desdichas,  y  de  pronto  despertó  de  sus  fantasías  al  ver como  en  sentido  opuesto  al  que  ellos  llevaban,  iban  tres personajes, dos  de  los cuales  si  no  iguales  si  muy  parecidos  a  él  y  al  bueno  de  Sancho. Y  aún  el tercero,  que  en  nada  se  parecía  a  ellos,  le  resultó  harto  conocido. Y  así  con  este gran  grito  y  con  lo  que  siguió  al  gran  grito  mostró  Don  Quijote  su  sorpresa:
 
-  ¡Váleme  Dios!  Si  no  deben  ser  esos  los  farsantes  Quijote  y  Sancho  que  andan impresos  en  el  libro  del  Tordesillés.  Esos  bellacos  follones  que  tratan de quitarme  la  buena  fama  y  honra  que  merced  a  mí  fuerte  brazo  he  conseguido. ¿Quién  es  aquel  villano  que  les  acompaña sino  el  mismo  Tordesillés  que  les  ha dado  vida  y  que  ha  menester  que  yo  ahora  le  quite  la  suya?  Pues  ahora  verán vuestras  mercedes como el  valeroso  y  auténtico  Don  Quijote  de  la  Mancha  se recupera  del  menoscabo  de  su  honra  arremetiendo  contra  ellos.
-¿Mire  vuestra  merced  -dijo  Sancho  alarmado-  pues  no  es  ese  que  les  acompaña aquel  Ginés  de  Pasamonte  al  que  usted  dio  libertad  cuando  lo  llevaban  a  galeras?
 
Antes  de  que  Don  Quijote – el auténtico-  tuviera  ocasión  de  contestar,  el  otro
Don  Quijote  empezó  a  dar  grandes  voces y  a  decir  grandes  agravios  al  de  la Triste  Figura.
 
- ¡Oh,  Grande  bellaco!  ¡Hideputa!  Loco  y  rematadamente  loco, ¿cómo  osáis  andar  diciendo  que  vos  sois  el  auténtico  caballero  cautivo  de  la  sin  par  Dulcinea  del Toboso?  No  sin  razón que  me  habéis  de  suplicar  clemencia,  y  de  rodillas,  para que  no  os  traspase  con  mi  lanzón. Y  antes  quiero  que  reconozcáis,  que  Don Quijote  de  la  Mancha  sólo  hay  uno,  y  ese  uno  es  este  que  tenéis  ante  vuestros ojos.
¡Reconocedlo  o  sois  conmigo  en  batalla!
- Desdichado  de  mí- contestó  el  Don  Quijote  de  Cide-  que  a  estos  encantadores no  les  basta  con  el  encantamento  que  le  tienen  hecho  a  mí  Dulcinea,  causa  por la  que  no  puedo  alcanzar  el  sosiego  de  mi  ánima,  sino  que  además,  ahora  han creado  a  otro  Don  Quijote  para  terminar  de  rendir  mi  espíritu … ¡Mas  no  lo conseguirán!,  la  flor  innata  de  la  caballería  andante  les  hace  afrenta,  y  así  ( dice Hamete  que  nunca  Don  quijote  estuvo  tan  encolerizado)  acabe  yo  con  mi émulo y  mal  remedo,  acabaré también con  el  falso  Sancho  y  con  Don  Ginesillo  de Parapilla. Y  no  habrán  súplicas  que  valgan…
-¡Un  momento!  -interrumpió  el  verdadero  Sancho-  le  recuerdo  la  promesa  que  le hizo  al  caballero  de  la  Blanca  Luna.  Que  después  de  ser  derrotado, prometió  no echar  mano  a  la  espada  en  el  tiempo  que  designó  su  vencedor,  y  es  cosa  de  un año  más  o  menos,  digo  que  aún  falta  mucho  para  que  vuestra  merced  pueda hacer  ejercicio  en  la  andante  caballería,  además  también  ha  dicho  que  desde  hoy y  hasta  la  fecha  de  volver  a  sus  cabalgaduras,  se  hará  llamar  el  pastor  Quijotiz  y  no  Don  quijote.  Así  que  mucho  le  ruego que  no  tome  parte  en  esta  pendencia con  las  armas,  tómela  con  la  razón,  que  seguro  que  podéis  desarmarlo  con vuestra  labia  y  con  vuestro  ingenio,  y  recuerde  que  “a  buen  pagador,  no  le duelen  prendas”
 
-Dices  grande  verdad,  Sancho,  hermano.  Pero  bien  sabes  que a  veces  no  basta  la palabra  y  es  menester  hacer  uso  de  las  armas,  como  mucho  presiento  que  es  el caso;  además,  no  por  mí,  pero  si  por  Dulcinea,  ni  por  pienso  dejar  que  le  hagan a  ella  deshonra, el  que  la  hiciere  lo  ha  de  pagar.
Justo  sería además  que  tú te  dieras  de  puñadas  con  esotro Sancho  que  dice  ser tú,  y  así  el  escritor  de  nuestras  aventuras  se  las  tuviera,  no  con  las  armas,  pero si  con  la  pluma,  con  aquel  que  con  tan  poca  gracia  ha  intentado  imitarle. Y  aquí paz  y  después  gloria.  Y  dejémonos  de  arengas  y  vayamos  a  cumplir  con  lo  que demanda  nuestro  destino.
 
Y no  sería  necesario  decir  que  a  la  sazón,  se encomendó  a Dios  y  a  Dulcinea y  dio  de  espuelas  a  Rocinante.
 
Ha   pocos metros que estaban el de la  Triste  figura  y  el de la Triste Figura  cuando  una  gran  voz  los  hizo detenerse:
 
-¡Deteneos  andantes  caballeros!,  (y  esto  lo  dice  Cide  Hamete,  que  en  este  punto se  hace notar en el  capítulo)  ¿acaso  todo  esto  no  podría  ser  más  que  una  mera confusión?    
 
Y  lo   que  sigue  estaba   tachado,  aunque a  trasluz  pudimos   ver   lo   que ponía.  Y cuenta  quienquiera   que   sea  que  ha   escrito  este  capítulo,  que  aquí  ambos   Don   Quijotes  desoyeron  lo   que  decía  Cide   Hamete,   y   se   dieron   de  espadazos hasta  que  uno  de  ambos  cayó  del  caballo -no   se   sabe   quién-   y  del  costado   le   empezó   a brotar la sangre.
 
Sin contar  con  lo   tachado,  la  historia  seguía  desta manera:
 
( nos  quedamos  en el punto  en  el  que  Cide  les  mandó  detenerse) ¿Puede  que ambos  sean  andantes  caballeros,  de  la  misma  Mancha,  y  que  por  cuestión  del hado  hayan  venido  a  escoger  el  mismo  nombre?  ¿Vuestra  merced, Don  Quijote,  el  de  rostro  Avellanado,  cual  es  su  nombre  auténtico?  
 
-Martín  Quijada,  y  soy  natural  de  Argamasilla,  aunque  comúnmente soy  conocido como  el  caballero  de  la  Triste  Figura  o  como  el  único  y  verdadero  Don  Quijote de  la  Mancha.
- Yo  soy -dijo  a  esta  sazón  nuestro  Quijote-  Alonso  Quijano  el  Bueno,  y  soy hijo  de  todos  los  pueblos  de  la  Mancha,  y  por  eso  es,  que  el  único,  el  auténtico, el  valeroso  y  sin  igual  Don  Quijote  de  la  Mancha,  soy  yo. Y no hay más  que  decir  sino  hacer  confesar  a  este  Quijada,  que  será Quijada,  pero  que  no es Quijote.
Y  buena  cuenta  de  ello  puede  dar Ginesillo  de  Parapilla.  Pues  soy  yo  y  no esotro  Don  Quijote  quién  en  mala  hora  le  liberó  cuando  iba  preso  a  galeras. 
- Yo  -dijo Ginés  de  Pasamonte-  no soy ese  licenciado  Avellaneda  con  quién  me han  debido  de  confundir,  el  autor  de  esa  obra  apócrifa  que  anda  impresa  como segunda  parte  a  la  primera  de  “ el  ingenioso hidalgo  Don Quijote  de  la  Mancha”, la  que  cuenta  las  andanzas de  estos  dos  señores  con  los  que  me  hallo.  En  verdad  que  vengo del  Toboso,  de  rendir  mis  rodillas ante la  sin  par  Dulcinea,  como  vos  me  mandó  que  hiciera. Y  de  acullá  que  venía  cuando  me crucé  con  estos  gentilhombres que  en  tanto  se  parecen  a  ustedes,  a  lo  menos  en los  rostros.  Acepté  de  ir  con  ellos  a  Zaragoza,  a  unas  justas  que se hacen por este  tiempo. Y  no  hay  más  que  decir  o  no  sé  que  más  decir…  que  como  no  sea  por  causa  de  encantamento  esto  que pasa…
Y  buenas  le  traigo  de  la  doncella  más  hermosa  que  hay  en  la  tierra  y aun  en  el cielo.
- ¿Y  cuales  son  esas  nuevas  que  tiene  de  la  princesa  más  bonita  que  ha  habido, hay,  y  habrá  en  el  mundo?  ¿Por  ventura  ha  sido  ya  desencantada?  Decidme Ginés,  contadme  con  todo  detalle.
 
No  pudo  Ginés  contarle  nada,  pues el  otro  Don  Quijote  entró  en  cólera  en  este punto  de  la  historia ,  y  también  el  otro  Sancho  y  aún  Cide  Hamete,  aquello  se convirtió  en  una  algarabía  de  sinrazones. Hasta  que  el  Panza,  escudero  de Quijano,  dijo:
 
- ¡Cállense  vuestras  mercedes  y  déjenme  hablar!...  Para  mí  que  este  señor  Quijada  debe  padecer  algún  tipo  de  extraña  locura,  y  en  leyendo  las  aventuras de  mi  amo  Don  Quijote,  se  le  trocó  el  entendimiento  y  creyó  ser  lo  que  no  era, o  por  mejor  decir,  creyó  ser  quien  no  era,  igual  que  pasó  con  su  escudero. Y así,  teniendo  por  verdad  esto  que  digo,  no  deberíamos  echar  cuenta  de  sus locuras, ya  que  aunque  van  en  detrimento  de nuestra  buena  fama  y  honra,  no nacen  de  maldad,  y  es  buen  cristiano aquel  que  sabe  perdonar. Consta  como cierto  además que  Don  Álvaro  de  Tarfe  firmó  ante  el  alcalde del pueblo que venimos, que no conoció  a  Quijote  alguno  hasta  que  no  conoció  a  mi amo  aquí presente.
Y  vuestra  merced,  don  Martín,  y  vos,  escudero  de  don  Martín, tenednos  por locos  si  así  lo  quisiereis  o  así  lo  creyereis,  y desta  manera demos  este  asunto por  zanjado. Y “haya  se  lo  hayan  y  con  su  pan  se  lo  coman”, y  no  hay  más que  decir,  pues  Dios  sabe,  y  yo  sé, que  estoy  en  lo  cierto.
Y  en  cuanto  a  esotro  libro  que  dice  ser  la  segunda  parte  de  nuestras  andanzas, digo  que  no  hay  libro  tan  malo  que  no  tenga  algo  bueno,  y  que  se  lea  y  que  se  disfrute, que  por  bueno  que  pueda  ser, no  lo  será  tanto  como  la  primera  parte de  nuestras  aventuras  y  aún  la  segunda  que  queda  por  escribir. Y  vayan  con  Dios  vuestras  mercedes.
 
Las  razones  de  Sancho  satisficieron  a  todos  los  que  le  escuchaban,  y  así ,  los falsos  Sancho  y  Quijote,  compadeciéndose  del  mal  que  afectaba  a  los auténticos protagonistas  de  esta  obra,  siguieron  la  búsqueda  de  aventuras.
 
Ginés  de  Pasamonte  optó  por  coger  otro  camino,  cansado  de  tantos  Quijotes  y tantos  Sanchos  y  tantas  locuras,  y  marchó  antes  de  que  el  bueno  de  Quijano  o Quijano  el  bueno  le  volviese  a  preguntar  sobre  su  dama.
 
Grande  esfuerzo  hizo  Cide  por  no  reventar  en  risas ante este  cuadro  tan pintoresco. Lo  único  que  no  le  satisfizo  fueron  las  excusas  de  Pasamonte,  ya  que creía  que  él,  y  no  otro,  era  el  que  había  escrito  las  andanzas  de  Martín  Quijada.  
Y amo  y  mozo  siguieron  camino  a  su  aldea.
 
(Aquí  a  Cide  Hamete  se  le  pierde  toda  pista  como  protagonista  de  su  propia historia)
 
Y  aquí  está  la  razón  por  la  que  juzgo  que  este  capítulo  es  apócrifo:
 
- ¡Oh,  Hideputa!   -dijo  Don Quijote  a  Sancho  Panza-  ¿Y  quién  es  que  te  enseñó a  hablar  así  y  a dar  estas  razones  tan  sensatas?, ¿acaso  es  que  durante  el  tiempo que  fuiste  gobernador  dejaste  de  ser  simple  para  empezar  a  ser  discreto? Oh, Sancho,  hermano,  recibo  grande  contento  con  tu  discreción,  y  quedo muy satisfecho  con el  modo  en  que  has  conseguido  dar  buen  fin  a  esta  aventura.  Pues  dices  verdad,  esto  debe  ser  cosa  de  locos  y  no  de  encantamento.  
Yo  te  prometo  que  cuando  haya  pasado  el  año que  tenemos  de  estar  quedos,  te haré  armar  caballero,  pues  me  acabas  de  demostrar  que  estás  ya  preparado  para el  oficio  de  la caballería  andante. (Se  juzga  por  apócrifo  entre  otras cosas  porque  el  Don  Quijote  de  Cide  Hamete  no  era  tan  rústico  en  su  forma  de hablar”)
Y  ahora  es  tiempo  en  que  revele  cosas  que  sólo  para  mí  guardaba  después  del encuentro  con  Merlín  en  la  cueva  de  Montesinos;  y  es  que  ya  me  advirtió  de que  un  tal  Avellaneda,  que  no  debía  ser  este  su  auténtico  nombre, ni  tampoco debía  ser  natural  de  Tordesillas  como  se  cree,  andaba  escribiendo las  aventuras de  un  hidalgo  que  se  hacía  llamar  Don  Quijote;  mas  no  me  he  de  preocupar, porque  la  primera  y  la  segunda  parte  de  nuestras  aventuras,  alcanzará  fama  tan grande  que  no  habrá mayor libro en luengos  siglos;  y  que  la  fama  será tal,  que traspasará  nuestras  fronteras,  y  llegará  a toda  Europa,  a  las  Indias,  y  gustará hasta  entre  los  moros. Y  no  habrá  lengua  a  la  que  no  sea  traducida. Lo  que  si que  no  pude  comprender  es  por qué  Merlín  dijo  que  el  auténtico  autor  de nuestra  historia  no  es  Cide  Hamete,  si  no  un  tal  Don  Miguel  de  Cervantes Saavedra,  también  conocido  como:  el  príncipe  de  los  ingenios.
 
Entre  que  estas  y  otras  cosas  contaba  Don  Quijote  a  Sancho, llegaron  al  punto del  camino  en  que  en  lontananza  se  veía  el  campanar de  la  iglesia  de  su  aldea.
Y  quien  quisiere  saber  como  sigue  esta  grande  historia,  esta página  ha  de  pasar.
 
 Es   de   suponer   que  la  página   que   sigue   a   esta   sería   la   que   coincida, dependiendo  de la edición del  libro, con el   capítulo LXXIII  de  la  segunda parte ( De  los  agüeros   que   tuvo  Don  Quijote   al  entrar   en  su  aldea…)
De  ser  cierto  lo  que  aquí  se  cuenta,  debiera   esto  estar   enterrado   en   donde  no  lo  encontrara nadie,   pues   motivos había  de  tener  el  autor  para  no incluirlo. Y de ser   falso,  como creo que lo  es,   debería  servirle  a  las  llamas   de alimento,  pues  no  hay mejor fin  que el fuego   para cualquier   obra   que intente  imitar  a  la  del  gran Cide.  Como  dijo  su  pluma: Para mí   sola   nació Don Quijote  y   yo  para él,  él  supo  obrar,  y  yo  escribir,  y  solos   los  dos somos  para  en  uno. 
--Vale
 
 
 





Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:

 
Visitas totales 1491 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=